Sexta, 18 de Agosto de 2017
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Escatología: Un Tema Olvidado

El primer hombre de Dios que tuve el privilegio de tener como pastor se llamaba Juan Korps. A pesar de ser un niño en aquel entonces, todavía me acuerdo de él con su traje y corbata negros, llegando a mi casa para visitar a mi familia y leer un poco de la Biblia con nosotros.

El añorado Pr. Korps no era conocido solamente por sus visitas breves y simpáticas, sino también por las conferencias que presentaba y por los libros que escribía sobre escatología. Recuerdo que cuando él iba a alguna iglesia para exponer sus estudios, el lugar quedaba lleno de gente, todos interesados en la doctrina de las últimas cosas.

Curiosamente, hoy en día, ese antiguo interés en la enseñanza bíblica sobre el futuro parece haberse enfriado. ¿Qué habrá pasado? Personalmente, creo que la actual falta de interés por la escatología tiene al menos tres motivos.

En primer lugar, el desinterés por las doctrinas acerca del fin tiene razones relacionadas a las circunstancias de la época en que vivimos. A lo largo de la historia, es notable que algunas doctrinas recibieran mayor atención por parte de los teólogos y de la iglesia como un todo, debido a factores externos que estimularon el debate. En los siglos 4 y 5, por ejemplo, los temas favoritos eran la Trinidad y la Cristología. Ya en los tiempos de la Reforma Protestante, el diálogo teológico abarcaba la bibliología, la eclesiología y, aún más especialmente, la soteriología. Estudiando esos períodos vemos que diversas circunstancias que rodeaban a la iglesia estimularon a los estudiosos para abordar estos temas, haciéndolos el centro de sus sermones y escritos.

Con la escatología no fue diferente. En la época de la Guerra Fría (1945-1991), cuando tanto se hablaba sobre bombas atómicas, cuando todos vislumbraban el advenimiento de la III Guerra Mundial, con el fin del mundo en puertas, cuando libros evangélicos americanos decían que la URSS era el centro del poder del Anticristo, era natural que la escatología despertara tanto el interés de los creyentes.

Ocurrió, sin embargo, que la Guerra Fría terminó y muchos libros americanos sobre la escatología fueron a la basura. Así, al parecer, la preocupación de las personas con el futuro inminente se desvaneció. Es evidente que un nuevo despertar se produjo en el cambio del milenio (lo que se esperaba), pero cuando las personas se dieron cuenta que los años 2000 no trajeron nada realmente dramático, la doctrina de las últimas cosas regresó a los estantes.

Si existen razones históricas para el desinterés de los evangélicos por la escatología, es cierto que también hay razones kerigmáticas, es decir, motivos relacionados a la predicación hecha en nuestros días. De hecho, en el pasado, los pastores realzaban en sus mensajes la realidad del cielo, la nueva Jerusalén, el maravilloso día del encuentro con Cristo, cuando todo sufrimiento terminaría. Ahora bien, esto despertaba en los creyentes un gran interés en la realidad del más allá. Actualmente, sin embargo, las predicaciones heréticas sobre prosperidad material trasladaron la esperanza del creyente del futuro para el presente. En efecto, predicadores anuncian el fin del sufrimiento aquí y ahora, haciendo con que las personas depositen la esperanza en Cristo apenas en esta vida (1Cor 15.19), dejando a un lado el anhelo por el cielo y por la felicidad plena en un futuro sin fin (Col 3.1-4).

Finalmente, el medio evangélico muestra poco interés en la escatología porque las personas ya no ven en ella su valor práctico. Los intentos estériles para descubrir el significado de los símbolos del Apocalipsis o la identidad de la Bestia se revelaron ejercicios de especulación que dejaron muchas personas aburridas, al resaltar un enfoque escatológico sin ningún valor vivencial. Ahora bien, la Biblia está repleta de textos que muestran cuan importante es la doctrina de las últimas cosas para el día a día (Rom. 6.8,11; 13.11-14; 14.10; 1Cor 3.10-15; 4.5; 2Cor 5.10; 1Ts 4.13-18; 2P 3.10-14; 1Jn 3.2-3). Sin embargo, predicadores sensacionalistas dejaron de lado esta dimensión de la escatología, quitándole relevancia práctica y desestimulando, de esta manera, su estudio.

Es necesario, pues, rescatar la importancia de la doctrina de las últimas cosas para nuestro tiempo, independientemente de las circunstancias históricas, haciendo frente a la predicación mundana actual y resaltando el aspecto práctico de la enseñanza sobre el fin. Los pastores de Dios, por lo tanto, deben volver a alimentar en el corazón de los creyentes la llama de la esperanza futura, destacando que el fundamento de nuestra conducta y la plenitud de nuestra salvación están más allá del horizonte que vislumbramos con nuestros pobres ojos mortales.

Pr. Marcos Granconato

Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.