Segunda, 26 de Junho de 2017
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Las Ruinas de Guam

“Mas, buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6.33).

En Guam, una pequeña isla del Pacífico, hay una Iglesia Bautista en ruinas. Es un salón pequeño, pero la fachada inspira cierta devoción y conserva todavía un poco de la antigua belleza. Aun así, la imagen es deprimente: la entrada principal fue ocupada por maleza; el techo se derrumbó; el yeso de las paredes cayó; y enormes grietas se dibujan de arriba a abajo.

¿Qué sucedió con la Iglesia de Guam? Las ruinas del salón de cultos dicen poco, pero quien la conoció afirma que ella fue devastada por un gran terremoto, además de haber enfrentado dificultades para sobrevivir en un lugar cuya población era predominantemente católica. En cualquier caso, la verdad es que esas ruinas muestran lo que puede ocurrir con las comunidades cristianas locales: ¡pueden desaparecer! De hecho, muchas iglesias tuvieron ese destino a lo largo de la historia.

Claro está que son diversos los factores que llevan una iglesia a su fin. Guerras, invasiones de naciones extranjeras, persecución política, divisiones internas, desviaciones doctrinales y liderazgo corrupto son algunos ejemplos de causas de destrucción de las iglesias locales.

Sin embargo, hay una causa de desaparecimiento más "discreta"; una causa que destruye la iglesia lentamente, hasta el punto de que cierre sus puertas. Esta es la práctica llevada a cabo por sus miembros de colocarla en segundo plano en sus vidas. Sí, siempre que el creyente cede lugar al ocio, al trabajo y a los negocios más que a las cosas relacionadas al Reino, él golpea a su iglesia. Entonces, ella se debilita sin la plena cooperación de los (in)fieles, quienes están al frente se desaniman, los faltosos se tornan ellos mismos fríos, distantes y apáticos hacia las necesidades y problemas de la iglesia en que Dios los colocó y, después de algún tiempo, el pequeño grupo que queda se disuelve.

¿Cuál será el destino de la iglesia a la que pertenecemos a lo largo de los años venideros? El lugar que usted le da hoy tal vez determine la respuesta a esta pregunta. Piense en eso.

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.